Poema para un hijo

Se han encontrado 2353 pensamientos de poema para un hijo

Compartir Facebook

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.

Victor Hugo

Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios.

Simón Bolívar

Muchas personas están demasiado educadas para hablar con la boca llena, pero no les preocupa hacerlo con la cabeza hueca.

Orson Welles

La gente suele ser curiosa por conocer las vidas ajenas y desidiosa para corregir la suya propia.

Agustín De Hipona

Cuántas muertes más serán necesarias para darnos cuenta de que ya han sido demasiadas.

Bob Marley

Debemos arrojar a los oceanos del tiempo una botella de náufragos siderales, para que el universo sepa de nosotros lo que no han de contar las cucarachas que nos sobrevivirán: que aqui existió un mundo donde prevalació el sufrimiento y la injusticia, pero donde conocimos el amor y donde fuimos capaces de imaginar la felicidad.

Gabriel García Márquez

Para un buen matrimonio hay que enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona.

Mignon McLaughlin

Lo que se necesita para conseguir la felicidad, no es una vida cómoda, sino un corazón enamorado.

San Josemaría Escrivá De Balaguer

Por Siempre

Si la esmeralda se opacara,
si el oro perdiera su color,
entonces, se acabaría
nuestro amor.

Si el sol no calentara,
si la luna no existiera,
entonces, no tendría
sentido vivir en esta tierra
como tampoco tendría sentido
vivir sin mi vida,
la mujer de mis sueños,
la que me da la alegría...

Si el mundo no girara
o el tiempo no existiese,
entonces, jamás moriría
Jamás morirías
tampoco nuestro amor...
pero el tiempo no es necesario
nuestro amor es eterno
no necesitamos del sol
de la luna o los astros
para seguir amándonos...

Si la vida fuera otra
y la muerte llegase
entonces, te amaría
hoy, mañana...
por siempre...
todavía.

Mario Benedetti

Cada uno de nosotros está en la tierra para descubrir su propio camino, y jamás seremos felices si seguimos el de otro.

James Van Praagh

Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos.

Gabriel García Márquez

Para una mujer, el primer beso es el final del principio; para un hombre, el comienzo del final.

Helen Rowland

La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra cada vez más.

Sören Aabye Kierkegaard

Dios ha hecho el mundo redondo para que nunca podamos ver demasiado lejos el camino.

Karen Blixen

Me parece que me matan un hijo cada vez que privan a un hombre del derecho de pensar.

José Marti

La televisión nos proporciona temas sobre los que pensar, pero no nos deja tiempo para hacerlo.

Gilbert Cesbron

La tontería se coloca siempre en primera fila para ser vista; la inteligencia detrás para ver.

Isabel de Rumania (Carmen Sylva)

¿me preguntas por que compro arroz y flores? compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir.

Confucio

Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrase del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia.

Esquilo de Eleusis

Serás amado el día en que podrás mostrar tu debilidad sin que el otro se sirva de esto para afirmar su fuerza.

Cesare Pavese

Prefiero el brillo de tus ojos al de los diamantes. Porque solo brillan para mí.

José Narosky

Ser amado es muy diferente de ser admirado, pues se puede ser admirado de lejos, mientras para amar realmente a alguien, es esencial encontrarse en la misma habitación, y si posible debajo de la misma sábana.

Woody Allen

Quién dijo que la melancolía es elegante? Quitaros esa máscara de tristeza, siempre hay motivo para cantar, para alabar al santísimo misterio, no seamos cobardes, corramos a decírselo a quien sea, siempre hay alguien que amamos y nos ama.

Gloria Fuertes

La publicidad es el arte de convencer a gente para que gaste el dinero que no tiene en cosas que no necesita.

Will Rogers

Presencia de ánimo y valor en la adversidad, valen para conquistar el éxito más que un ejército.

John Dryden