Pensamientos de miguel de cervantes saavedra

Se han encontrado 1007 pensamientos de pensamientos de miguel de cervantes saavedra

Compartir Facebook

Caminé otra vez
con los ojos cerrados,
por donde transité,
otra ves visité
esos tiempos idos,fingidos.

Miguel Visurraga Sosa

¡Por qué llegaste para irte!,
hoy que te amo y no puedo amarte,
por que huiste.

Miguel Visurraga Sosa

Desfallesco
esta noche
que no aparece
la oscuridad.

Miguel Visurraga Sosa

El hado vuelve
el fuego se enciende,
calcina
el amor embriagado.

Miguel Visurraga Sosa

Tiemblo,no de miedo
si de amor, al encontrarte,
al tomar tus manos,
al acariciar tu cuerpo,
al tener tu vida.

Miguel Visurraga Sosa

¡Adios,flor lleno de rocío!
en mi alma sentí el desamaor,frío.

Miguel Visurraga Sosa

Pero ya me llegó la hora fatal,
el tránsito entre una rosa,
a los ojos vacíos,
al ser sin pensamiento.

Miguel Visurraga Sosa

POR QUE NO LLEGASTES

Palabras de amor a tus oidos no puedo decírtelos,
mi ser está callado.Me robaste ese don,un día frío,
cuando cantaba esperanzas de un amor idealizado en ti,
esperanza que no llegó,por que no llegastes a la cita.

Miguel Visurraga Sosa

ESTÁS CONMIGO
Estás conmigo,en mi pensamiento,en mi soledad
de noches de verano,en compañía de mañanas
inquietas,soleadas,vacías sin ti.

Miguel Visurraga Sosa

CANCIÖN DE DESPEDIDA

Canción de despedida
para la mujer que se va
y que nunca regresará,
canción que deja una herida
que el tiempo no curará,
solo la muerte
con su manto negro lo sanará.

Canción de despedida
renunciando al ser amado
con el desgaste del corazón,
con la lluvia que acompasa la tristeza,
con el andar sin sentido
con el recuerdo ido,muerto.

Miguel Visurraga Sosa

Hacia ti enrumba le nave de mi cuerpo,avanzo sin dificultad,en mis ensueños soy el oleaje y tu la ribera.

Miguel Visurraga Sosa

Hojas de otoño,
pálidas,
caidas al viento,
perdidas en otro año
con amor en desengaño.

Miguel Visurraga Sosa

Mujer de otoño,
bajo cielos oscuros,bella,
amor en retoño
de suaves besos
en parajes escondidos
con pensamientos y actos prohibidos.

Miguel Visurraga Sosa

Solo en el desierto,
buscando una fuente de agua
para mitigar mi sed
y caminar mi destino trazado
de amor rezagado.

Miguel Visurraga Sosa

Ámame a escondidas,
llévame al silencio de tus desdichas
yo te daré eterna dicha.

Miguel Visurraga Sosa

Miradas conteniendo deseos
entre dos seres faltos de amor,
son equivalentes a perderse
en noches interminables
de placeres desconocidos.

Miguel Visurraga Sosa

quiero alcanzar
quiero ver
quiero vencer
ahora entiendo que puedo conocer el amor, comprendiendo el dolor

miguel campo

Mujer de verano encendido,
que ayer me diste un beso prohibido,
en premonición,hoy,viéndote estoy
dándome besos consentidos,
resentido el beso prohibido
huye ante el acercamiento del amor.

Miguel Visurraga Sosa

Amor de primavera tibia,
estabilidad sedentaria,
visibilidad de fantasía
tórnase realidad,
alma en tranquilidad.

Miguel Visurraga Sosa

Reir en sueños que no termina
es acogerse a la vida estigmatizada,
no lograr cambiar su firmamento
es llevar el sello impregnado.

Miguel Visurraga Sosa

Su corazón horada en el silencio,por la mujer añorada,
que ya no está más a su lado.

Miguel Visurraga Sosa

Mujer: ternura en cuerpo de frescura,corazón que cura,alma que vivifica.

Miguel Visurraga Sosa

Tras los tiempos que los días se lo llevaron,se esconde el fantasma del deseo,nave de sueño que arriba cada noche,revive imaginariamente el deseo en el inconsciente.

Miguel Visurraga Sosa

CASI LO ENTENDEMOS

Casi callada mirabas
el horizonte color rojo,
ruborizabas preguntabas:
¿por qué estará así?.
No entendía lo que era el amor
tampoco yo lo sabía,
besos inocentes
nos endulzaban
esas tardes pasadas ausentes.

Ahora lo entiende
casi lo entendemos
lo que es el amor,
cuando los años
nos están sepultando la vida.

Miguel Visurraga Sosa

SÓLO QUE AHORA

Qué será de ese destino
incierto
que se fue y ya no está,
destino que ni lo pensamos
trazar...ahora muerto.

Sólo que ahora,
en este verano que trasunta,
rememoro
verte mirando la comparsa
el carnaval alegre,
arlequines que ya se fueron,
con esos tus ojos negros;
sólo que ahora veo
tu figura fraganciosa,
lo observo
con la desventaja
de que ya no estás.

Miguel Visurraga Sosa